Galerías

Fisker Karma

Aquí tenemos un híbrido un tanto particular ya que –al igual que el Chevrolet Volt- su motor de combustión no sirve para mover las ruedas, sino para generar la corriente que alimenta a los dos motores eléctricos que descargan 408 CV y 1.300 Nm por la zaga. Tan interesante como su potencia es su capacidad de recorrer hasta 80 km usando sus baterías recargables antes de encender su 2.0L turbo para hacer unos 400 km extra con un tanque de solo 35 litros de nafta. Con sus dos plantas funcionando, el Karma puede lograr 200 km/h y solo necesita 6.0s para los primeros 100. El remate de todo esto es una carrocería acorde con sus prestaciones que realmente le da un estilo de coupé pese a ser un sedán de cuatro puertas.